Ácrata y heterodoxo

Haciendo honor a su nombre, el vino Ácrata, elaborado en biodinámico en base a variedades de uva autóctonas y marginadas, no se ciñe a tradiciones ni normas salvo a las de la naturaleza.
Minúsculas extensiones de terreno salpicadas de viñas centenarias, cada una de las cuales transmitirá toda su fuerza y esencia a unos pocos racimos recios... Una riqueza de variedades de herencia ancestral, marginada y destinada a la desaparición por no ajustarse a los cánones y gustos convencionales. Cuidadas y fortalecidas mediante las prácticas agrícolas de la biodinámica, y por una visión que prima la calidad sobre la cantidad, estas excepcionales cepas de Albillo Blanco, Pirulés, Garnacha Blanca y Tinta -entre otras variedades- son el origen de un vino bautizado como Ácrata Son cepas ariscas y rebeldes, infravaloradas de cara a las normas de admisión para la Denominación de Origen Ribera del Duero, aunque adscritas a la indicación geográfica Vinos de la Tierra de Castilla y León. El jugo que mana al pisar sus racimos no se filtra ni se clarifica. Tras la actuación de las levaduras y enzimas naturales contenidas en la uva y una vez pasado el reposo en barrica de roble, el resultado es un vino tinto indómito y afrutado, con aromas y sabores complejos.

Agenda

Formación agroecológica

escríbenos para saber más

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.
Política de cookies [  CERRAR  ]