Acción Fruta: cítricos y frutas tropicales desde la sierra malagueña

Los Arenalejos, en la Serranía de Ronda, es la finca en la que Floreal Macarro lleva casi 20 años produciendo una increible fruta tropical y cítricos. A las naranjas, limones, mandarinas y pomelos, se suman así granadas, mangos, aguacates...
Floreal se crió los alpes franceses, a donde se exilió su padre, un militante de la CNT de Fuente de Cantos -Badajoz- huyendo de la represión en España. En Francia Floreal desarrolló su interés por el campo y completó sus estudios agronómicos. «Cuando en los 80 decidimos irnos a vivir al campo, estuvimos tres años pensando en el proyecto y preparándolo», comenta. Tras un periplo por todo el sur de la Península buscando el terreno más idóneo para sus propósitos, Floreal recaló en Los Arenalejos, una finca situada en la Serranía de Ronda, entre Alozaina y Coín. Las tierras calizas, blancas como la nieve, de este valle surcado por hileras de olivos, dan nombre a la colindante Reserva de la Biosfera Sierra de las Nieves. La temperatura, así como las abundantes horas de sol, convierten a esta región, junto con la costa tropical de Granada, en una zona perfecta para el cultivo de frutas del Nuevo Mundo, como son los aguacates y los mangos. No por ello dejan de tener cabida otros cultivos importados en la Península en épocas anteriores, como limones, naranjas y mandarinas, que también precisan de una elevada insolación. En 1987 se inició en Los Arenalejos una experiencia comunitaria que constituiría una de las primeras ecoaldeas de España, a través de un llamamiento en las páginas del periódico CNT para quienquiera que quisiera sumarse. La experiencia se mantuvo a lo largo de toda la década de los 90, informando sobre su marcha a través de la Hoja de Ecología Social, editada por ellos mismos. Finalmente, el proyecto se truncó a principios del 2000, quedando Los Arenalejos reducidos de nuevo al núcleo familiar. En la finca existe también un alojamiento rural, y se organizan talleres de alfarería y de otras actividades artesanales. Pero sin duda, la joya de Los Arenalejos son sus aguacates. De variedades Hass, Fuerte, Bacon y Pinkerton, éstas están injertadas sobre razas bravías resistentes al frío, el principal enemigo de las especies importadas de México. La cosecha comienza generalmente en noviembre -aunque también antes, en ocasiones- y, aunque se puede prolongar durante todo el año, la «temporada fuerte» transcurre entre diciembre y mayo. Floreal ha conseguido darle salida a su producto a través de las AMAPs francesas, junto con otros productores más especializados en cítricos ecológicos. En Los Arenalejos, se comercializan anualmente más de 50.000 kg de fruta a través de su propia central hortofrutícola. Y, a partir de ahora, desde BBBFarming apostamos por el delicioso sabor de sus cítricos y frutas tropicales para acercar el producto eco y campesino a toda Europa: Edible Organic Europe.

Agenda

Formación agroecológica

escríbenos para saber más

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.
Política de cookies [  CERRAR  ]