Espárragos ecológicos con mimo y calidad

En la localidad vallisoletana de Tudela del Duero, Huerta Luis San José cultiva los que según algunos son los mejores espárragos blancos del mundo. Tras un proceso completamente ecológico, la mayor parte de la producción se destina fresca a
«Estoy vinculado a la agricultura desde siempre, desde chaval», explica Luis San José. «Empecé como jornalero trabajando en el campo y luego me he ido haciendo una pequeña explotación, de espárrago principalmente.» ¿Por qué espárragos? Pues porque es un cultivo que, aparte de enriquecer el suelo, es tradicional en la zona desde hace al menos 500 años, aunque según algunas fuentes lo introdujeron los romanos. «Tanto mi padre como mi abuelo cultivaban espárragos. A mí es un cultivo que me encanta y al descubrir todas sus propiedades decidí hacerlo en ecológico y biodinámico», explica Luis. Unas 30 hectáreas de la explotación están destinadas a este cultivo, del que se recolectan un total de 120.000 kilos. Los hay de todas las clases: blancos, morados y verdes, finos, medianos y gordos. Un 50% se queda en el mercado local, mientras que, de la otra mitad, un 10% se exporta al extranjero. El 80% del producto se destina a ser consumido fresco. El manejo es estrictamente ecológico y biodinámico. «Creemos que es una forma de tributo y homenaje a esta tierra, y a nuestros antepasados que son los que nos han enseñado a respetarla y cuidarla», señala Luis. Las raicillas del espárragos sujetan mucho el suelo, y durante el verano producen mucho oxígeno, por lo que resultan muy beneficiosas para el terreno. Su follaje sirve como refugio para muchos animales y al secarse y descomponerse constituye una fuente de materia orgánica que también es beneficiosa. «Con el paso de los años, en nuestras parcelas las plagas han ido disminuyendo, hasta llegar a niveles en los que no hay que hacer ningún tratamiento y el suelo también se va poblando de lombrices.» En cuanto a su participación en BBBFarming, Luis señala que lo que despierta su intereés es «dar a conocer a la gente de la ciudad lo que hacemos la gente que estamos viviendo a diario en el campo». También «intercambiar ideas con ellos, comercializar, colaborar y que haya un flujo entre unos y otros. Luis San José lleva 20 años cultivando espárragos, aunque la agricultura ecológica se practica desde hace siete. Desde 2012, cuenta también con la certificación del CAECyL, el organismo certificador de Castilla y León. «También tenemos certificación en reconversión a Demeter -organismo alemán que garantiza que un producto agrario esta cultivado por métodos biodinámicos.» La comercialización de los productos la gestiona el propio equipo de Huerta Luis San José prácticamente en un 90%. Lavan, empaquetan y envasan al fresco la mayor parte de las verduras, para después venderlas directamente a particulares, o a grupos de consumo, restaurantes y, algunas pequeñas partidas ,a exportación. «Un 15% nos la hacen en conserva y comercializamos en conserva, que es un proyecto que tenemos a medio plazo nosotros.» Pero no todo son espárragos: también se cultivan entre otros ajos, guisantes, fresas, alcachofas, zanahorias, coles, tomates, y cardos. O cereales como la cebada, el centeno y la avena, y leguminosas como la veza, el yero y la haba. En muchos casos, como el del cardo, la judía verde, el tomate y la lechuga, Luis se decanta por variedades autóctonas, «porque son más sabrosas y resistentes a plagas". Otro proyecto en marcha es la creación de un rebaño ovejas, en concreto de la variedad churra. Además de emplear métodos biodinámicos y, por ende, respetuosos con el medio ambiente, Huerta Luis San José apuesta por la tracción animal, que cuida más el suelo, no contamina, y constituye otra fuente de fertilidad. Además, todos los residuos del cultivo y la transformación se emplean para alimento de los animales, o bien son compostados para fertilizar de nuevo las parcelas. El agua de lavado de las hortalizas se reutiliza para el riego después de ser decantada en el tanque. Y es que Huerta Luis San José además no se encuentra en cualquier lugar, sino en un entorno privilegiado para la agricultura. En la confluencia de los valles del Duero y del Pisuerga, el sedimento rojo de las riadas de siglos y el microclima le confieren al espárrago unas caracteristicas muy especiales. No en vano se trata de campos que han sido cultivado desde hace milenios, -por lo menos, desde tiempos de los vacceos-. Esta tradición de cultivo de frutas y hortalizas, y, sobre todo, de espárragos, es la que Huerta Luis San José se esfuerza en conservar.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.
Política de cookies [  CERRAR  ]