PROYECTOS
Construyendo la Almendrehesa
El reto es construir una ALMENDREHESA en la zona de Andalucía Oriental en la que las condiciones climáticas son extremas para el mantenimiento del pasto en verano
Desde el año 2010 estoy ilusionada, entusiasmada diría yo, en la construcción de la almendrehesa en el sureste de la península ibérica. ¿Y qué es una ALMENDREHESA?: es un sistema de cultivo AGROSILVOPASTORAL en el que los almendros conviven con el pasto, diversidad vegetal que procura una diversidad animal debajo y encima del suelo.

Según la WIKI PEDIA “una Dehesa es un bosque (aclarado por la mano del hombre) formado por encinas, alcornoques u otras especies, con estrato inferior de pastizales o matorrales, donde la actividad del ser humano ha sido intensa en prácticamente la totalidad del bosque y generalmente están destinados al mantenimiento del ganado, a la actividad cinegética y al aprovechamiento de otros productos forestales (leñas, corcho, setas, etc.). Es un ejemplo típico de sistema AGROSILVOPASTORAL y típico de la zona occidental de la península ibérica”.

En la zona Oriental de Andalucía existe algún sistema adehesado de chaparros o carrascas, pero no es tan común la actividad ganadera asociada al mismo como en la dehesa.

Este es el reto que me plantee yo en el año 2010, construir una ALMENDREHESA en la zona de Andalucía Oriental en la que las condiciones climáticas son más extremas para el mantenimiento del pasto en verano y donde el cultivo de los cereales y la ganadería extensiva está siendo desplazado por el cultivo del almendro, olivo y la ganadería intensiva que mantienen el suelo desnudo los 365 días del año y los animales confinados en naves.

Afortunadamente aunque esto puede parecer una locura a priori, me topé en mi empeño con más gente entusiasmada en la DEHESA Y la ALMENDREHESA: los miembros de ALEJAB y ALVELAL, dos proyectos que comenzaron a andar en el año 2015. Encontrarme con otras almas ilusionadas me dio esperanzas. Aquí continuamos.
¿Y por dónde comenzar? Lo que primero que me parecía que urgía es cubrir el suelo y claro, saltan las alarmas……”en una zona donde llueve tan poco el suelo cubierto es una gran competencia por el agua para los almendros y los olivos”….¿Cómo hacemos entonces? Lo que yo he comprobado es que en un suelo que está tan deteriorado cubrir el suelo no basta para que los árboles se instalen y se desarrollen adecuadamente. En un suelo que ha perdido la estructura, que está “hecho bicarbonato” como decimos por aquí o “hecho polvo”, en cuanto le llueve un poco se encostra y se endurece como una piedra y los árboles no pueden desarrollar sus raíces adecuadamente en este suelo, de forma que se quedan raquíticos y casi sin desarrollo los primeros años. Solamente en las zonas de la finca donde hay un poco de fertilidad y estructura de suelo se han desarrollado los almendros con normalidad. Así que, en este punto estamos. Llevamos más de 5 años sin labrar, solamente hemos segado para incorporar la hierba en verano de 2015 y 2017. Y hay almendros con un buen desarrollo y otros raquíticos en modo supervivencia.

Después de 50 años de labores intensas en este suelo, sin aportar a penas materia orgánica, sólo el rastrojo que se entierra con la vertedera para la siembra del cereal cada dos años y el pastoreo de las ovejas en las rastrojeras cada dos años, es un milagro que el suelo siga produciendo cereal.

El papel de la ganadería es fundamental para que el suelo se desencostre y recupere su fertilidad debido a que es la única esperanza para los sistemas extensivos. En los cereales de la zona norte de Granada y Almería se hace un manejo de “año y vez”, un año se siembra y otro se hace barbecho para que la tierra descanse y pueda dar cosecha al año siguiente. Con este sistema procuramos mediante las labores del suelo la oxidación de la poca materia orgánica existente en el suelo (una descomposición química podríamos decir, lo que se denomina mineralización de la materia orgánica que la realizan microorganismos que necesitan oxigeno-aeróbicos-); con la mineralización la agricultura subsiste en estos suelos que se van empobreciendo cada vez más. La fertilidad de un suelo se mide por el nivel de humus o agregados estables y en estos suelos tan deteriorados casi no existen. La única manera de mejorar el nivel de humos o agregados estables es mediante la incorporación de materia orgánica compostada estable (cosa impensable y antieconómica en los sistemas extensivos) o bien mediante la acción coordinada de la ganadería extensiva (en el rumen de los rumiantes podemos encontrar la microbiología anaerobia –que trabaja sin oxígeno- que son los aliados que necesitamos para aumentar la presencia de humus en estos suelos) que pastoree el suelo cubierto y que con sus orines y deyecciones y el pisoteo vaya procurando la cobertura del suelo y el aumento de la materia orgánica y los agregados estables. Esta es la clave del manejo holístico, el equilibrio que se establece entre la biodiversidad animal y vegetal de la finca, la forma en que se manejan los animales, el tiempo necesario de pastoreo para que se mejore el suelo y se le devuelva la fertilidad robada, esta es mi ESPERANZA. (en otra entrada hablaremos de estas CLAVES DEL MANEJO HOLÍSTICO).

Aún no existe en la finca un volumen de animales de ovino/caprino y apícola que sea significativo para que se pueda evaluar la acción beneficiosa de los animales en la finca. Lo que sí que he podido evaluar es la presencia de manchas de fertilidad en la finca que se producen en las zonas donde estuvieron los animales el año pasado y que en esta primavera ha dado lugar a un pasto verde y frondoso en éstas áreas. Estas pequeñas manchas de fertilidad me animan a seguir trabajando.

Sueño con una finca en la que los almendros conviven con el pasto, con las ovejas, las cabras, las abejas; creo que la almendrehesa es posible aunque no va a resultar fácil ni se va a construir de un momento a otro. En ALEJAB y ALVELAL tenemos el reto a 20 años, creo que en este periodo de tiempo es posible. Ya tenemos los almendros, las ovejas y las abejas, vamos a plantar más aromáticas y a mantener la cubierta vegetal. En los almendros que no sobrevivan sembraremos almendras para que la raíz pivotante tenga más resistencia que los plantones trasplantados en un suelo pobre y endurecido.

Creo que nos va a llevar tiempo pero tenemos que demostrar que es posible. A veces me siento como el que inventó la bombilla empeñado en que aquello diera luz una y otra vez durante años; creo que merece la pena, y puede que yo no vea la luz, pero estoy segura de que estoy sembrando, alguien recogerá la cosecha.

Emma Martínez
Ingeniera Agrónoma en Agrogestiona
Inscripciones talleres y cursos
De la ciudad al campo, armando una plataforma online que acerque a granjeros ecológicos y urbanitas en transición
Asociación Cultural GuerrillART-ACTYVA, S. Coop. 2013 - infobbbfarming.net