ARTESANÍA DE LA HUERTA
Agricultura orgánica, ovejas merinas y apicultura ecológica
Hortalizas de temporada, miel y polen desde Villar del Rey, en plena Sierra de San Pedro.
En Villar del Rey, en plena Sierra de San Pedro, rodeado de encinas y alcornoques y alejado del mundanal ruido, es donde se asienta Artesanía de la Huerta, el proyecto de agricultura orgánica de Juan Miguel, Juanmi; mi proyecto de vida.

Y mi vida, aparte de la familia y amigos, es la huerta. Por eso, tras otras aventuras agrícolas que se remontan al 2007, decidí tomar las riendas de mi propio camino y, en 2012, dar el salto a la finca familiar donde en la actualidad desarrollo mi actividad. Un lugar idílico en el que practico, con cierta ayuda familiar, la agricultura orgánica, pero donde también mantenemos un pequeño rebaño de oveja merina negra y nos iniciamos en el mundo de la apicultura ecológica.

Para nosotros, el respeto a la tierra, a las plantas, a los animales y las personas es fundamental. Por eso no utilizamos ningún producto que no sea natural; tan solo aquellos que provienen de la naturaleza: abonos orgánicos, estiércol de animales próximos a la finca y remedios con plantas medicinales.

También creemos en la necesidad de mantener la biodiversidad, por lo que entendemos la huerta como un policultivo, en el que cultivamos el mayor número de especies que podemos abarcar, siempre al aire libre, sin invernaderos, respetando el ritmo de las plantas y las estaciones.

Nos parece que esta es la forma natural de hacerlo, la que se ha hecho siempre; lo que debería ser lo normal. Por eso, desde Artesanía de la Huerta luchamos para que en un futuro próximo, lo que ahora entendemos por diferente, esta agricultura orgánica que practicamos algunos por vocación, llegue a ser lo normal, lo lógico. Lo que siempre fue por cultura un saber ancestral y que, con el paso del tiempo y nuestra ineptitud, hemos desarbolado en pocas décadas.

Por todo esto tratamos a la tierra con cariño, haciendo rotaciones de cultivos para no esquilmar el terreno y evitar la aparición de ciertas enfermedades y plagas; asociando diferentes plantas para que se ayuden entre sí y se mantengan más sanas; practicando el acolchado de cultivos para mantener la humedad del suelo y evitar la proliferación de hierbas adventicias; o sembrando variedades autóctonas, que son las más adaptadas al terreno.

Además, parte de la huerta la tenemos en bancal permanente o profundo, una técnica específica de la agricultura orgánica, que permite aumentar la fertilidad del suelo; tenemos instalado riego por goteo, lo que nos posibilita cultivar una mayor extensión de tierra gastando la menor cantidad de agua; y aprovechamos los recursos cercanos: abonamos con el estiércol bien maduro que nos proporciona una explotación ovina colindante.

En cuanto a la distribución de nuestros productos, trabajamos sin intermediarios. Hacemos llegar nuestras hortalizas a nuestros clientes en formato de cestas, aunque también servimos a los grupos de consumo de Cáceres desde que se fundaron. Esto nos asegura un trato directo con el cliente. Para nosotros es de vital importancia ponerle cara a la persona que elabora el producto que luego vas a servir en tu mesa.

El futuro de la finca pasa por seguir aprendiendo y creciendo, por eso tenemos en mente la idea de ir aumentando el colmenar hasta un número de colmenas que sea compatible con la actividad hortícola. También queremos agrandar el rebaño de ovejas, ya que en un proyecto de conjunto como el nuestro, cumplen una función fundamental, pues aparte de poder utilizar sus excrementos como abono, se comen los restos de la cosecha, con lo cual se cierra el círculo.

Ser productor ecológico en estos tiempos que corren es una manera de encarar el porvenir. Afianzar los pies en la tierra sabiendo que lo que estás haciendo es lo correcto, tratar de propagarlo al mundo más cercano que te rodea. Cultivamos salud y las personas que nos rodean comen libres de productos tóxicos, no creo que haya algo más importante. Y si además vives de ello dignamente...

En fin, que no estoy muy seguro de si fui yo quien elegí la horticultura o fue ella quien me eligió a mí. Fue un flechazo sin más, que ha ido calando poco a poco y que me ha ido forjando como persona. Soy lo que soy ahora mismo gracias a mi actividad. Me gusta lo que hago y me gusta que mis productos lleguen a las mesas de personas cercanas y amigas.
Complementos
Inscripciones talleres y cursos
De la ciudad al campo, armando una plataforma online que acerque a granjeros ecológicos y urbanitas en transición
Asociación Cultural GuerrillART-ACTYVA, S. Coop. 2013 - infobbbfarming.net